Rosales, de la Poda a la Poda ep.1

Un día un experto me dijo, kol, los rosales trepadores no existen.
Durante esta aventura os mostraré todo el ciclo anual. Os expicaré en cada paso, fácilmente, todos los trucos y cuidados de los rosales tanto “erguidos” como “trepadores“. Y los llamaremos así para entendernos mejor.  ¡Comenzamos!

La explicación a esa extraña afirmación era que no existían, sencillamente, por que ellos no trepan (no tienen zarcillos para engancharsr, no se pegan a las paredes, no se enredan… ), sino que son rosales con mucho más vigor

La Poda y la Formacíón de un rosal están completamente relacionadas pero la segunda la explicaré en el próximo post para no hacer éste excesívamente extenso. Comenzaremos por la PODA.

Estamos a 7 de Febrero de 2018

En la imagen de arriba podéis ver un rosal recién plantado. En principio no hay que podarle nada, excepto si le véis alguna raiz dañada, alguna ramita partida o demasiado pequeña. La profundidad de plantación no se aprecia bien (de hecho parece tener el injerto tapado, pero no es así). Siempre hay que hacerlo dejando un poco al aire el punto de injerto

Vamos por partes.
La época de poda de todo tipo de rosales es la pregunta más recurrente
Mucha gente espera a Marzo para podarlos por miedo a los fríos. Pero los rosales aguantan mucho así que mi forma de elegir la fecha me la dice el propio rosal. Me la dice las yemas.

Como podéis ver, estas de arriba ya están despuntando y ese rosal están podado a mediados de enero, cuando las vi aparecer

Otros, en esos mismos días tenían incluso más vigor, y estaban ya así.

Evidentemente en algunos no se veía ningún vestigio de yema, así que hasta que despunten no los tocaré.

Aquí podés ver de donde saldrá una yema en 3 fases distintas. Se nota por el color más clarito. Hasta hace una semana no se notaba nada.

 

Este es el preciso momento en el que hago el primer abonado. Uso abono granulado especial para rosales. Al ser granulado tardará bastante en deshacerse, concretamente entrará a tierra a partir de mediados/finales de febrero y ayudará a una potente floración y hojas preciosas.

Pero continuémos con la poda, que es lo que toca ahora.
El punto en común de todos los rosales (y que yo sepa de todas las plantas) es que la savia siempre tiende a subir y las ramas siempre brotan de los nudos.
Ten en cuenta SIEMPRE que cada rosal tiene su vigor propio (fuerza, altura,.. eso lo veréis pronto según vayan creciendo.). Entre los propios erguidos hay muchos tipos de vigor y en los trepadores también

Basándonos en todo esto vamos a diferenciar la poda de unos y de otros

Poda rosales erguidos
Son aquellos que suben verticales, buscando el cielo.
Lo primero es eliminar toda rama rota, demasiado frágil, antiguos capullos y restos de flores… quitaremos igualmente la parte de arriba mas fina que no queramos. Es lo que llamamos prepoda.
Una vez hecho eso ya véis como se nota la fuerza del rosal. (Siempre contando que lleva unos 3 años o más plantado)  Es posilble que tenga pocas ramas y gordas, o varias más estrechas. La idea en todo caso es dejar ramas sanas y si puede ser, mirando hacia fuera de la propia planta. En caso de rosales con mucho vigor, si le dáis una poda fuerte a mitad de rama, os pueden pasar dos cosas. Que no broten ramas de abajo, sino que broten de arriba, o que os salgan varias ramas desde abajo. Lo que nos interesa en cualquier caso es tener bastantes ramas saliendo lo más bajo posible, tantas como el vigor exija para que el rosal no se desmadre.

Os mostraré lo primero un rosal con exceso de vigo para las ramas que tiene

Como véis ya está prepodado pero aún no le he echo la poda fuerte. seguramente le deje las dos ramas izquierdas podadas cerca de la guia de la que salen y la lateral derecha que véis tumbada si lo soporta la ataré y podaré respecto a como se vea, pero siempr tratando de ampliar el número de ramas saliendo dede lo mas abajo posible

Ahora os mostraré un rosal  con una poda en condiciones. Comparándolo con el anterior y el tamaño respecto a la verja, véis la altura y grosor de las ramas de cada uno. El de arriba gordo y alto y de abajo más bajo y fino. Ahí está la clave para entender el vigor. Al repartir la savia en varias ramas, estamos repartiendo el vigor dejando lo justo para cada rosal. Tal vez esto sea un poco lioso. Si os quedáis con dudas preguntadme

El consejo más importante que os puedo dar es que NUNCA, NUNCA, NUNCA¡¡¡NUNCA!!! agáis como en la mayoría de las rosaledas publicas, donde se poda dejando unos muñones a ras de suelo

Poda de rosales trepadores

No perderemos tanto tiempo en estos ya que los conceptos básicos son los mismos y sino se os hará eterno
Veamos las diferencias con esta imagen:

Como os dije, la poda va estrechamente ligada a la Formación que trataremos en el siguiente post.
Aquí quedaros con las ramas que sobresalen de ese tronco gordo. Si os fijais, de cada nudo varias ramas, a veces mas o menos gordas, pero podadas y sacando de ella mas ramas podadas.
Con eso es suficiente, es así como conseguiremos las flores. Además, claro, de lo dicho arriba y en el siguiente post

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.