Consejos para el desarrollo de tus plantas y flores

Hoy en día, reverdecer su interior con plantas y flores es una verdadera tendencia. En las redes sociales, la comunidad de «adictos a las plantas» crece e inspira a los internautas de todo el mundo. Mientras que algunos se contentan con aportar un toque de vegetación a su sala de estar o dormitorio, otros crean una verdadera jungla urbana dentro de su hogar. Sin embargo, cultivar flores y plantas de interior no es tan fácil como parece. ¿No tienes un pulgar verde, pero aún quieres enverdecer tu interior? ¡Descubre nuestros trucos y consejos para mantener tus plantas sanas!

Para flores y plantas saludables, ¡recuerde trasplantarlas!

Con el paso de los años, las plantas crecen y su sistema radicular ocupa cada vez más espacio dentro de la maceta que las contiene. Cuando las raíces ya no tienen suficiente espacio para crecer, la planta deja de crecer. Por otro lado, para crecer, la planta necesita luz, pero también el alimento que se encuentra en el suelo. Sin embargo, después de múltiples riegos y después de varios meses, el suelo de la planta ya no puede proporcionarle todo lo que necesita para florecer. Por ello, es imprescindible reponer el sustrato, gracias a un trasplante.

¿Cuándo trasplantar una planta?

En primer lugar, sepa que trasplantar es muy recomendable después de comprar una planta. De hecho, la maceta que lo contiene suele ser demasiado pequeña e impide su crecimiento. Para averiguarlo, simplemente mire debajo de la maceta para ver si las raíces sobresalen de los agujeros de drenaje. Si es así, su planta realmente necesita ser trasplantada.

El trasplante de una planta de interior debe realizarse una vez al año, dependiendo de su tasa de crecimiento. La presencia de raíces en el fondo de la maceta debería animarte a trasplantarla. El trasplante debe realizarse preferentemente en primavera, justo antes del período de crecimiento de la planta. Entonces podrá disfrutar de todos los alimentos que necesita, gracias a un nuevo suelo fresco.

¿Qué maceta elegir para trasplantar?

A menudo tendemos a trasplantar una planta o flor de interior en una maceta que es demasiado grande. Sin embargo, el agua corre el riesgo de estancarse allí y las raíces se pudren. Por lo tanto, es recomendable elegir un maceta balcón o para plantas de interior un tamaño más grande que el contenedor actual.

¿Cómo trasplantar?

En primer lugar, se deben colocar bolas de arcilla dentro de la maceta, para facilitar el drenaje. Luego llene un tercio de la maceta con tierra fresca para macetas. Luego, la planta debe retirarse de su maceta vieja y sus raíces deben limpiarse de la tierra vieja. También nos encargaremos de cortar las raíces que sean demasiado viejas con la ayuda de unas tijeras de podar. Todo lo que tienes que hacer es colocar la planta en el medio de la maceta y agregar tierra para macetas, asegurándote de dejar un centímetro entre el sustrato y el borde de la maceta. El trasplante termina necesariamente con un buen riego.

Antes de comprar una planta, es fundamental conocer sus necesidades

No todas las plantas tienen las mismas necesidades, en cuanto a luz, riego y humedad. Por ello, te recomendamos encarecidamente que hagas un balance de las condiciones de vida que podrás ofrecerle, antes de realizar tus compras en un centro de jardinería.

la luminosidad

La mayoría de las plantas de interior no soporto el sol directo. Por lo tanto, no se recomienda colocarlos en el borde de una ventana orientada al sur. Por otro lado, pocas plantas aprecian los lugares oscuros. Además, te recomendamos encarecidamente que tomes nota de la orientación de tu alojamiento, para poder hacer un balance de la luminosidad que podrás ofrecer a tus próximos ejemplares.

riego

Mientras que algunas variedades toleran particularmente bien la falta de agua, otras necesitan mantener el suelo húmedo en todo momento. Si eres un jardinero principiante, entonces es mejor recurrir a una planta que no sea muy frágil, que pueda soportar el suelo seco.

humedad

La mayoría de las plantas y flores de interior son de origen tropical y aprecian la humedad. Además, algunos necesitan una humedad particularmente alta. Por lo tanto, será necesario rociarlos diariamente para mantenerlos vivos o invertir en un humidificador de aire.

Deja un comentario